Inicio 
Separador
Separador
Servicio de Suscripción Gratuita
Servicio de Suscripción Gratuita
Separador
Separador
Sitemap
Facebook
Lunes, 18 de Diciembre de 2017
   BUSCADOR DE TRAMITES
 
Atmósfera / Emisiones
Aguas y Vertidos
Energía
Espacios Naturales
Gestión Medioambiental / Auditorías / Evaluación de Impacto /  Licencias
Residuos
Ruidos y Vibraciones
Suelos
Sustancias y Productos Químicos
Buzón de sugerencias

TRAMITES Y FORMULARIOS

Volver
 

CONTROL DE GESTIÓN DE LOS RESIDUOS DE CONSTRUCCIÓN Y DEMOLICIÓN

Info Ley: Real Decreto 105/2008, de 1 de febrero, por el que se regula la producción y gestión de los residuos de construcción y demolición
Formularios

guia_modelo_plan_gestion_rcd.doc

Objetivo de la Norma

Controlar la producción y gestión de los residuos de construcción y demolición, con el fin de fomentar, por este orden, su prevención, reutilización, reciclado y otras formas de valorización, asegurando que los destinados a operaciones de eliminación reciban un tratamiento adecuado, y contribuir a un desarrollo sostenible de la actividad de construcción

¿Te Afecta?

Afecta a los residuos de construcción y demolición, según definición, con excepción de:

  • Las tierras y piedras no contaminadas por sustancias peligrosas reutilizadas en la misma obra, en una obra distinta o en una actividad de restauración, acondicionamiento o relleno, siempre y cuando pueda acreditarse.
  • Los residuos de industrias extractivas regulados por la Directiva 2006/21/CE, de 15 de marzo.
  • Los lodos de dragado no peligrosos reubicados en el interior de las aguas superficiales derivados de las actividades de gestión de las aguas y de las vías navegables, de prevención de las inundaciones o de mitigación de los efectos de las inundaciones o las sequías.

Definiciones:

  • Residuo de construcción y demolición (RCD): cualquier sustancia u objeto que, cumpliendo la definición de “Residuo” incluida en el artículo 3.a) de la Ley 10/1998, de 21 de abril, se genere en una obra de construcción o demolición.
  • Residuo inerte: aquel residuo no peligroso que no experimenta transformaciones físicas, químicas o biológicas significativas, no es soluble ni combustible, ni reacciona física ni químicamente ni de ninguna otra manera, no es biodegradable, no afecta negativamente a otras materias con las cuales entra en contacto de forma que pueda dar lugar a contaminación del medio ambiente o perjudicar a la salud humana.
  • Obra de construcción o demolición: la actividad consistente en la construcción, rehabilitación, reparación, reforma o demolición de un bien inmueble, tal como un edificio, carretera, puerto, aeropuerto, ferrocarril, canal, presa, instalación deportiva o de ocio, así como cualquier otro análogo de ingeniería civil.
  • Obra menor de construcción o reparación domiciliaria: obra de construcción o demolición en un domicilio particular, comercio, oficina o inmueble del sector servicios, de sencilla técnica y escasa entidad constructiva y económica, que no suponga alteración del volumen, del uso, de las instalaciones de uso común o del número de viviendas y locales, y que no precisa de proyecto firmado por profesionales titulados.
  • Productor de residuos de construcción y demolición: la persona física o jurídica titular de la licencia urbanística en una obra de construcción o demolición; en aquellas obras que no precisen de licencia urbanística, tendrá la consideración de productor del residuo la persona física o jurídica titular del bien inmueble objeto de una obra de construcción o demolición. También se aplica a la persona física o jurídica que efectúe operaciones de tratamiento, de mezcla o de otro tipo, que ocasionen un cambio de naturaleza o de composición de los residuos. Es aplicable a los importadores o adquirente en cualquier Estado miembro de la Unión Europea de residuos de construcción y demolición.
  • Poseedor de residuos de construcción y demolición: la persona física o jurídica que tenga en su poder los residuos de construcción y demolición y que no ostente la condición de gestor de residuos. En todo caso, tendrá la consideración de poseedor la persona física o jurídica que ejecute la obra de construcción o demolición, tales como el constructor, los subcontratistas o los trabajadores autónomos.
  • Tratamiento previo: proceso físico, térmico, químico o biológico, incluida la clasificación, que cambia las características de los residuos de construcción y demolición reduciendo su volumen o su peligrosidad, facilitando su manipulación, incrementando su potencial de valorización o mejorando su comportamiento en el vertedero.
¿Qué tienes que hacer?
  • El productor de residuos de construcción y demolición está obligado a incluir en el proyecto de la obra, un “estudio de gestión de residuos de construcción", con las siguientes obligaciones: estimación de la cantidad generada de residuos de construcción y demolición expresado en toneladas y metros cúbicos, las medidas para la prevención de residuos, las operaciones de reutilización, valorización o eliminación, estimación del coste, planos de las instalaciones previstas para el almacenamiento y separación, realización de un inventario de los residuos peligrosos que se generarán y su gestión en la retirada selectiva, disposición de la documentación que acredite la gestión realizada con todos los residuos, y constitución, cuando proceda, de una fianza que asegure el cumplimiento.
  • Los poseedores de residuos de construcción y demolición están obligados a presentar a la propiedad, un “plan de gestión de residuos de construcción”, con los mismos requisitos detallados en el estudio que ha de elaborar el productor, que tiene que ser aprobado por la Dirección Facultativa y aceptado por la propiedad. Ha de preservar la segregación, seguridad e integridad de los residuos y entregarlos a un gestor.
  • Los gestores de residuos de construcción y demolición han de llevar un registro donde se identifiquen las cantidades de los residuos gestionados, los tipos de residuos, la identificación del productor, del poseedor y de la obra donde procede; informar del registro a los Servicios Territoriales de Medio Ambiente; extender al poseedor o gestor que le entregue los residuos los certificados acreditativos de la gestión realizada; y estar autorizado o poseer un procedimiento de admisión de residuos
¿Cuándo te aplica?
  • A partir del 14 de Febrero de 2008.
  • A partir del 14 de Febrero de 2010 para los poseedores cuyas obras estén iniciadas antes del 14 de febrero de 2008.
  • A partir del 14 de Agosto de 2008 para los poseedores de obras iniciadas cuando, de forma individualizada para cada fracción, la cantidad prevista de generación para el total de la obra supere las cantidades expuestas a continuación:
    • Hormigón: 160 t.
    • Ladrillos, tejas, cerámicos: 80 t.
    • Metal: 4 t.
    • Madera: 2 t.
    • Vidrio: 2 t.
    • Plástico: 1 t.
    • Papel y cartón: 1 t.
¿Qué sanciones tendrías en caso de incumplimiento?

Según los artículos 34 y 35 de la Ley 10/1998, de 21 de abril, de Residuos, donde se tipifican las infracciones y sanciones siguiendo la siguiente clasificación:

  • Leve hasta 601 €;
  • Grave de 601 € a 30.050,60 € e inhabilitación para el ejercicio de la actividad durante 1 año; y
  • Muy Grave de 30.050,60 € a 1.202.024,21 € e inhabilitación para el ejercicio de la actividad entre 1 y 10 años.
¿Cómo tienes que hacer para cumplir con los requisitos legales?
1  ¿ERES PRODUCTOR DE RCD? En caso negativo pasar a 2º

* No es aplicable a obras menores de construcción o reparación domiciliaria, que aplicarán los requisitos de las entidades locales

  1. Además de los requisitos exigidos por la legislación sobre residuos, el productor de residuos de construcción y demolición deberá cumplir con las siguientes obligaciones:
    • Incluir en el proyecto de ejecución de la obra un estudio de gestión de RCD, que contendrá como mínimo:
      • Una estimación de la cantidad, expresada en toneladas y en metros cúbicos, de los RCD que se generarán en la obra, codificados con arreglo a la lista europea de residuos publicada por Orden MAM/304/2002, de 8 de febrero.
      • Las medidas para la prevención de residuos en la obra objeto del proyecto.
      • Las operaciones de reutilización, valorización o eliminación a que se destinarán los residuos.
      • Las medidas para la separación de los residuos en obra.
      • Los planos de las instalaciones previstas para el almacenamiento, manejo, separación y otras operaciones de gestión de RCD.
      • Las prescripciones del pliego de prescripciones técnicas particulares del proyecto, en relación con el almacenamiento, manejo, separación y, en su caso, otras operaciones de gestión de RCD.
      • Valoración del coste previsto de la gestión de RCD que formará parte del presupuesto del proyecto en capítulo independiente.
    • Hacer un inventario de los residuos peligrosos que se generarán, así como prever su retirada selectiva, y asegurar su envío a gestores autorizados de residuos peligrosos.
    • Disponer de la documentación que acredite que los RCD realmente producidos han sido gestionados. La documentación correspondiente a cada año natural deberá mantenerse durante los 5 años siguientes.
    • En el caso de obras sometidas a licencia urbanística, constituir la fianza que asegure el cumplimiento de los requisitos establecidos en dicha licencia en relación con los residuos de construcción y demolición de la obra.
  2. En obras de edificación, cuando se presente un proyecto básico para la obtención de la licencia urbanística, dicho proyecto contendrá: la estimación de la cantidad, las medidas para la prevención de los residuos, las operaciones de reutilización, valoración o eliminación, las medidas para la separación de los residuos en obra, la valoración del coste previsto de la gestión de RCD, y la realización de un inventario de residuos peligrosos.
2  ¿ERES POSEEDOR DE RCD? En caso negativo pasar a 3º

* No es aplicable a obras menores de construcción o reparación domiciliaria, que aplicarán los requisitos de las entidades locales

  1. La persona física o jurídica que ejecute la obra estará obligada a presentar a la propiedad de la misma un plan de gestión de RCD que refleje cómo llevará a cabo las obligaciones que le incumban en relación con los RCD, basado en el estudio de gestión de RCD. El plan tiene que estar aprobado por la dirección facultativa y aceptado por la propiedad. Ver GUÍA MODELO DE PLAN DE GESTIÓN DE RCD para su elaboración
  2. Cuando no proceda a gestionarlos por sí mismo, estará obligado a entregarlos a un gestor de residuos aplicando el siguiente principio y por este orden, a operaciones de reutilización, reciclado o a otras formas de valorización. Quedará evidencia de este proceso mediante documento, en el que figure, al menos, la identificación del poseedor y del productor, la obra de procedencia y, en su caso, el número de licencia de la obra, la cantidad, expresada en toneladas o en metros cúbicos, el tipo de residuos entregados codificados con arreglo a la lista europea de residuos publicada por Orden MAM/304/2002 y la identificación del gestor de las operaciones de destino.
  3. El poseedor estará obligado a mantener los RCD en condiciones adecuadas de higiene y seguridad, así como a evitar la mezcla de fracciones que impidan su posterior valorización o eliminación.
  4. Los RCD deberán separarse en las siguientes fracciones, cuando, de forma individualizada para cada una de dichas fracciones, la cantidad prevista de generación para el total de la obra supere las siguientes cantidades:
    • Hormigón: 80 t.
    • Ladrillos, tejas, cerámicos: 40 t.
    • Metal: 2 t.
    • Madera: 1 t.
    • Vidrio: 1 t.
    • Plástico: 0,5 t.
    • Papel y cartón: 0,5 t.
  5. El poseedor de los RCD estará obligado a sufragar los costes de gestión y a entregar al productor los certificados y demás documentación acreditativa de la gestión de los residuos.
3  ¿ERES GESTOR DE RCD?
  1. En actividades de gestión sometidas a autorización, hay que llevar un registro que contendrá:
    • la cantidad de residuos gestionados, expresada en toneladas y en metros cúbicos,
    • el tipo de residuos, codificados con arreglo a la lista europea de residuos
    • la identificación del productor, del poseedor y de la obra de donde proceden,
    • la identificación del gestor, cuando los RCD procedan de otra operación anterior de gestión,
    • el método de gestión aplicado, así como las cantidades, en toneladas y en metros cúbicos, y destinos de los productos y residuos resultantes de la actividad.
  2. Comunicar a los Servicios Territoriales de Medio Ambiente la información descrita en el punto anterior.
  3. Extender al poseedor o al gestor que le entregue RCD, los certificados acreditativos de la gestión de los mismos.
4  ¿QUIERES VALORIZAR RCD?
  1. Requieres autorización previa de medio ambiente, en los términos establecidos por la Ley 10/1998, de 21 de abril, que podrá ser otorgada para una o varias de las operaciones que se vayan a realizar, por un plazo de tiempo determinado y tendrá que ser renovada por períodos sucesivos que determine el órgano competente.
  2. La autorización sólo se concederá previa inspección de las instalaciones en las que vaya a desarrollarse la actividad, evaluando la cualificación de los técnicos responsables de su dirección del personal encargado de su explotación.
  3. Los productos resultantes tienen que cumplir los requisitos técnicos y legales para el uso a que se destinen.
  4. La actividad de plantas móviles, que se lleven a cabo en un centro fijo, deberá preverse en la autorización otorgada a dicho centro fijo, y cumplir con los requisitos establecidos en la misma.
5  ¿QUIERES VALORIZAR RCD EN LA OBRA DONDE SE PRODUCE?
  1. Las actividades de valorización de residuos reguladas en este apartado se ajustarán a lo establecido en el proyecto de obra. En particular, la dirección facultativa de la obra deberá aprobar los medios previstos para dicha valorización in situ.
  2. Las actividades se llevarán a cabo sin poner en peligro la salud humana y sin utilizar procedimientos ni métodos que perjudiquen al medio ambiente y, en particular: agua, aire, suelo, fauna, flora, sin emitir ruido, ni olores y sin dañar el paisaje y los espacios naturales que gocen de algún tipo de protección de acuerdo con la legislación aplicable.
6  ¿QUIERES ELIMINAR RCD MEDIANTE DEPÓSITO EN VERTEDERO?
  1. Se prohíbe el depósito en vertedero de RCD que no hayan sido sometidos a alguna operación de tratamiento previo, salvo residuos inertes cuyo tratamiento sea inviable o peligrosa para la salud humana o el medio ambiente.
  2. Se podrán utilizar vertederos para depositar RCD en poblaciones aisladas que cumplan con la definición que para este concepto recoge el artículo 2 del Real Decreto 1481/2001, de 27 de diciembre, por el que se regula la eliminación de residuos mediante depósito en vertedero, siempre que el vertedero se destine a la eliminación de residuos generados únicamente en esa población aislada.
7  ¿QUIERES RECOGER, TRANSPORTAR Y ALMACENAR RCD?
  1. Es obligatorio notificar al órgano competente de medio ambiente de la Comunidad Autónoma la actividad, con el fin que quede registrada, aunque dichas actividades podrán someterlas a autorización.
8  ¿QUIERES UTILIZAR LOS RESIDUOS INERTES EN OBRAS DE RESTAURACI�N, ACONDICIONAMIENTO O RELLENO?
  1. El uso de residuos inertes en la restauración de un espacio ambientalmente degradado, en acondicionamientos o rellenos, podrá ser considerada una operación de valorización, y no una operación de eliminación de residuos en vertedero, si se cumplen los siguientes requisitos:
    • Que el órgano competente en materia medioambiental de la comunidad autónoma así lo haya declarado antes del inicio de las operaciones de gestión de los residuos.
    • Que la operación se realice por un gestor de residuos sometido a autorización administrativa de valorización de residuos.
    • Que el resultado de la operación elimine el uso de recursos naturales.
  2. Los requisitos establecidos anteriormente se exigirán sin perjuicio de la aplicación, del Real Decreto 2994/1982, de 15 de octubre, sobre restauración de espacios naturales afectados por actividades extractivas.
Volver
 
Junta de Castilla y León Consejo Regional de Cámaras de Comercio de Castilla y León